Platos otoñales. Bacalao con espinacas y manzana

Publicado por & archivado en La Cuchara de Carmela.

Vale que siga siendo verano, pero hay que reconocer que estos últimos días de la estación más calurosa del año no están siendo especialmente veraniegos. Con la vista puesta en el otoño, la estación del romanticismo y los colores ocres, nos disponemos a hablar de un plato que nos ayuda a reconciliarnos con esta época y a olvidar con la mejor de las sonrisas el tiempo de playas y bañadores.

¡Sí!: no estás solo. Puede resultar difícil volver a la rutina pero hay un encanto en eso de empezar un nuevo curso: es momento de reencuentros, de nuevos retos en la vida y, lo más importante para La Cuchara de Carmela, es momento de disfrutar de algunos de los mejores productos de la tierra. Es por eso que en nuestro listado de platos otoñales nunca faltan las recetas y los productos de siempre.

Hoy elegimos un plato de nuestra carta que tiene todo eso. Perfecto para una velada en pareja en uno de los rincones más bonitos de nuestra Granada (que ya sabéis que en el Paseo de los Basilios tenemos unas vistas de excepción), perfecto para dejar los excesos vacacionales y proponernos cosas cargadas de buenas intenciones (y de buena salud) y perfecto para saborear ingredientes sencillos a la par que suculentos.

Las espinacas y la manzana forman un tándem ganador. Y nuestros chefs, que son muy sabios, han incorporado estos dos componentes en un solo plato. Que es, por así decirlo, uno de los platos otoñales por excelencia en La Cuchara y uno de los que más éxito tienen entre nuestros comensales.

Se trata (si sueles visitarnos puede que ya lo hayas acertado) del Bacalao confitado con alioli de espinacas y manzana. Y es que, combinar este pescado con verduras y frutas de temporada lo trasladan a una categoría muy superior.

¿Qué tenemos? Pues en una misma propuesta unimos muchos sabores y muchos beneficios para esa salud que puede que hayas descuidado un poquito durante las vacaciones. Tampoco viene nada mal cuidar un poco nuestra línea… y este plato tiene las calorías que precisas, ni más ni menos.

Platos otoñales con personalidad

 

Si hay una verdura que brille con luz propia durante el otoño son las espinacas. Es cierto que las podemos encontrar en el mercado durante todo el año, pero especialmente de septiembre a noviembre notarás que sus hojas son más lisas y tienen un color más intenso.

Conocidas en todo el mundo por esa fuerza sobrehumana que otorgaba a Popeye comerse una lata entera (no os perdáis la verdadera historia de cómo surgió este vínculo que nos cuenta Directo al Paladar), las espinacas son consideradas hoy un superalimento con propiedades muy saludables para el metabolismo energético, el ritmo cardiaco, la función muscular, la presión arterial y el sistema inmunológico… ¡Ahí es nada!

De la manzana, por su parte, se ha llegado a decir que si te comes una al día mantienes al médico lejos. Y más allá de refranes y dibujos animados con alguna que otra exageración, lo cierto es que esta fruta sacia nuestro apetito, nos mantiene hidratados y previene problemas cardiovasculares.

La mezcla que hacemos con estos dos productos en nuestro ‘alioli’ le da un toque muy personal al bacalao, que dicho sea de paso es uno de los pescados más sabrosos que existen y que combina a la perfección con sabores como éstos.

La suavidad de las espinacas con ese cierto dulzor de la manzana y la pincelada salada del bacalao… ¡está riquísimo! Por el sabor y las texturas es uno de nuestros platos de otoño favoritos. ¿Te lo vas a perder?

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *