Publicado por & archivado en Cocina tradicional, Platos de La Cuchara de Carmela.

Si nos conoces ya sabrás que lo nuestro por la cocina tradicional es cosa sagrada. El Carmela y el Pescaíto dan buena fe de ello con esos platos que llevan alimentándonos años y años, como el revuelto cortijero o el pulpo a la gallega… pero -siguiendo con la metáfora- nuestro mayor templo dedicado a la cocina típica es La Cuchara de Carmela.

Si entras en nuestro local del río Genil te darás cuenta de que no podía ser de otra forma porque este lugar guarda intactos los motivos que ya le hicieron ser popularísimo desde que decidió instalarse aquí hace una friolera de más de 150 años como Mesón San Gregorio.

Bien, pues justo aquí es donde puedes encontrar la mejor muestra de la gastronomía mediterránea que nos cocinaban nuestras abuelas. Ese típico cuchareo que parece en vías de extinción en pro de la comida rápida (lo dice un informe de la FAO) está aquí a salvo gracias al afán de nuestro chef José Carlos Lorenzo por traer lo mejor a nuestras mesas.

cuchareo la cuchara de carmela

En esta entrevista ya nos lo avisaba, la cocina en cierta forma está volviendo al gusto por los guisos de siempre, y eso no quiere decir que un buen plato de puchero no tenga su ciencia.

De hecho la tiene, y mucha.

Cuchareo de lunes a viernes en La Cuchara de Carmela

Puede que ya hayas probado nuestro cuchareo diario: lentejas estofadas los lunes; cocido con su pringá los martes; arroz con conejo los miércoles; garbanzos con bogavante los jueves; y habichuelas blancas con confit de pato los viernes… Y no termina ahí nuestra oferta culinaria.

En nuestra carta los top número 1 son la ensaladilla rusa y las pavías de bacalao –ya lo eran en el antiguo Mesón-, que siguen haciendo felices a los comensales que los buscan en La Cuchara.

Pero hay muchos más, y te invitamos a abrir nuestra nueva carta digital y elijas con conocimiento de causa: croquetas de morcilla con cebolla caramelizada, bacalao mozárabe, sopa de maimones, callos de ternera, rabo de toro estofado, alcachofas con huevos… ¿Alguien da más?

Todos, platos salidos humeantes de la cocina y con los mejores y más frescos productos de la tierra, que es la principal cualidad de la cocina mediterránea que hemos heredado y que sería una pena perder. No sólo debes querer comer; debes querer comer bien. Aquí te esperamos.

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *