Publicado por & archivado en Cocina tradicional, Cuchareo Granada, Platos de La Cuchara de Carmela.

Hay una disyuntiva que cobra vida en verano y que nos hemos propuesto aclarar aquí en La Cuchara de Carmela. Los andaluces ya sabemos -más o menos- qué ingredientes y formas de cocinar hacen distinto al gazpacho del salmorejo pero para todos aquellos que aún dudan cuando el camarero, libreta en mano, hace la pregunta culmen: aquí van las semejanzas y diferencias del gazpacho y el salmorejo, dos platos que en nuestra carta se llevan la palma en la temporada de calor.

Dice la RAE que el salmorejo es una “especie de gazpacho o puré frío” pero los ‘puristas’ de este plato tan cordobés dicen que nada más lejos de la realidad. El salmorejo es una receta totalmente diferente que algunos aseguran que se remonta al Neolítico, o incluso el Paleolítico. Lo dice la experta en salmorejos Almudena Villegas, que defendía que para hacer el antiguo salmorejo (sin tomate porque no había llegado a nuestras vidas) bastaban sólo varias piedras para machacar el cereal.

Del gazpacho poco se sabe sobre su origen, sólo que hoy por hoy es un plato andaluz al cien por cien. Pero, más allá de que fuera ¡¡¡“comida de segadores y de gente grosera”!!!, según este apasionado viaje por su historia que cuenta Enciclopedia de Gastronomía, se sabe poco más. Como bien se dice en esta página, lo importante es lo importante, y es que el gazpacho es uno de los mejorcitos platos que nos ha dado la gastronomía.

En el Carmela damos por inaugurada la temporada alta de gazpachos y salmorejos

Semejanzas del gazpacho y el salmorejo

 

Para empezar, los dos inundan de rojo platos, boles y vasos en las terrazas en cuanto aprieta el calor. La primera semejanza es que no hay opción más repetida en los restaurantes en verano, y de eso damos fe en La Cuchara de Carmela. Se debe a que se trata de dos platos fríos.

Para seguir, ambos están elaborados con verduras crudas.

Y para terminar, los dos tienen entre sus ingredientes principales pan, tomate, aceite, vinagre, sal y ajo.

Hasta ahí sus parecidos.

Diferencias del gazpacho y el salmorejo

 

Ya os dimos una primera pista en el post que dedicamos en el Día de Andalucía a los platos más típicos de aquí.

– El salmorejo es una emulsión y el gazpacho una sopa fría. Precisamente es lo que diferencia el aspecto cremoso del primero del más líquido del segundo.

– Comparten los ingredientes principales pero al gazpacho se le añade, además de pan, tomate, aceite, vinagre y ajo, pimiento, pepino y cebolla. El salmorejo necesita poco para dar la vuelta al mundo: tomates, pan, aceite, ajo y sal… ahora bien, si queremos hacer uno auténtico, según nos aconsejan en La cofradía gastronómica del salmorejo cordobés el aceite ha de ser aceite de oliva virgen extra y el pan de Telera Cordobesa.

– El gazpacho, gracias al pimiento, es algo más saludable. También es menos calórico porque lleva menos pan y aceite. La pega es que cuando nos ponemos es difícil no repetir… y ahí la ganaría la partida el salmorejo.

-En cuanto a la presentación, el salmorejo permite ser adornado con un plus de sabor. En La Cuchara lo servimos con jamón y huevo de codorniz.

Lo cierto es que con estos dos platos pasa como con los padres. ¿Por qué elegir a quién quieres más cuando te puedes quedar con los dos? Así pensamos aquí y por eso no faltan en nuestra carta: independientemente de sus semejanzas y diferencias, os animamos a disfrutar en el mejor de los entornos de un buen plato de gazpacho y salmorejo en Granada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *