croquetas rabo de toro

Publicado por & archivado en Sin categoría.

¡Año Nuevo, croquetas carmelianas nuevas! Sí, señor, habéis leído bien. Si las croquetas de morcilla se han convertido por aclamación popular en las reinas del lugar (los alrededores de los Restaurantes Carmela ya no pueden vivir sin ellas), acabamos de incorporar a nuestra carta las croquetas de rabo de toro, una delicia que une tradición e innovación en las cocinas.

Hemos caído rendidos a sus muchas cualidades por diferentes motivos:

-probablemente no tengas la posibilidad de que tu madre las haga en casa (a diferencia de las más comunes de pollo y jamón);

-llevan un ingrediente que enamora a los fans de la carne (si os gusta el rabo de toro estofado estas croquetas os van a encantar);

– y nos ofrecen un matiz meloso que casa a la perfección con el crujiente del rebozado y lo cremoso de la bechamel…

En definitiva, si aún no habéis probado las croquetas de rabo de toro, ¡ya estáis tardando! No se nos ocurre mejor forma de darles el homenaje que se merecen en el Día de la Croqueta y desde uno de los restaurantes de Granada donde más admiración y pasión sentimos por este aperitivo que así pasen mil años seguirá enamorando a pequeños y mayores.

El ingrediente principal: rabo de toro

 

Por los años en los que las croquetas surgieron, a alguien se le ocurrió que mezclar harina con las sobras (jamón, pollo, pescado…) podía ser una buena idea. Y lo fue, sólo que aquello que en su día se consideró comida de pobres es hoy uno de los manjares a quienes pocos podemos resistirnos.

Si hemos visto croquetas de calamares en su tinta, de espárragos trigueros, de brócoli o de champiñones y tofu, ¿cómo no íbamos a aprovechar el saborazo de una carne como la del rabo de toro para disfrutar de unas croquetas de 10?

Con el primer bocado ya te vas a percatar de varios secretos de las croquetas de rabo de toro:

  • Tienen un sabor más intenso que cualquier otra croqueta que hayas probado.
  • Su carne extremadamente jugosa contrasta con el punto crujiente del exterior.
  • Vas a querer repetir sí o sí.

¡Si vienes a La Cuchara, no dudes en probar nuestras croquetas de rabo de toro, un manjar digno de ‘competir’ en la carta con las croquetas de morcilla carmelianas!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *