Publicado por & archivado en Plato del Día en La Cuchara de Carmela, Platos de La Cuchara de Carmela.

No hay fruta más sabrosa y apetecible en verano que una sandía. En La Cuchara hemos sucumbido a los encantos de esta fruta emparentada con pepinos y calabazas incluyéndola en nuestra carta más veraniega porque somos conscientes de que más allá de que sea uno de los alimentos estrella de estas fechas la sandía es una de las más grandes, con mejor color y más sanas durante todo el año. Aprovechamos que el día 3 de agosto se celebra el Día de la Sandía para contaros algunas curiosidades de este producto apreciado en el mundo entero.

Empezamos con lo que ya sabéis: la sandía tiene un alto poder de hidratación ya que el 91,5% de ella es agua (de ahí que también se conozca como melón de agua). Pero es que además nos aporta vitamina C y A, contiene fibra dietética, potasio y licopeno, un ‘ingrediente’ que se encuentra en los frutos rojos y que nos ayuda a combatir las enfermedades del corazón al ser un estupendo antioxidante. Además, su jugo es bueno para los músculos después de nadar, por ejemplo. http://www.vitonica.com.mx/alimentos-funcionales/jugo-de-sandia-efectivo-para-los-musculos-adoloridos-por-el-ejercicio

Pero igual tenéis algunas dudas sobre su origen. En Qué Rica Vida nos desvelan que la sandía procede de África y ya la cultivaban hace miles de años en el Valle del Nilo. Fueron los europeos quienes al descubrir su sabor extendieron su cultivo por América, pasando de allí a ser conocida en países como Japón, China o Italia, algunos de los principales exportadores junto a España de esta fruta excepcional.

¿Sandías amarillas y cuadradas?

 

Hará unos dos años dieron la vuelta al mundo una serie de sandías cuadradas por las que se llegaba a pagar unos 140 dólares. Fabricadas en Japón, el ‘secreto’ de esta sandía que mantiene las propiedades y el sabor de una normal es colocar la fruta dentro de un recipiente cuadrado de cristal y metal durante unos días. Lo malo de este invento es que da pena comérsela teniendo en cuenta el precio…

Nosotros hasta ahora tampoco habíamos visto ninguna, pero las sandías amarillas existen. En Directo al Paladar nos cuentan que aunque al catarla la diferencia no es mucha (si acaso son un poco más dulces), pero ese color amarillo tan característico y que las hace diferentes ha sido la gran apuesta de algunos agricultores de Salamanca. La transformación del color se debe a la acción de los carotenoides, que le otorgan ese tono amarillo en el proceso de la fotosíntesis.

 

¿Cómo elegir la mejor sandía?  

 

Si sois de los que se quedan un cuarto de hora mirando las sandías del mercado sin saber cuál elegir, aquí intentaremos daros algunos trucos para intentar tardar un poquito menos (aunque en cuestión de elegir los mejores alimentos nosotros creemos que no hay que escatimar en tiempo). Pues bien, para que os llevéis la mejor basta con darle unos golpecitos con la palma de la mano -sin pasarse-, acercar la oreja y comprobar que suena hueco.

Otro truco es fijarnos en la mancha que tiene en uno de los extremos. Si es amarilla es buena señal porque indica que ha sido recogida en el punto exacto de maduración, si de lo contario es verde no nos conviene. Otra cuestión importante: si nos la llevamos a casa en una porción (no es mala idea si no la vamos a consumir entera) hay que tener en cuenta que perderá antes su frescura.

Si tenéis dudas a la hora de elegirla con o sin pepitas atentos porque en esta página nos aseguran que las que tienen pepitas tienen también mejor sabor.

Sopa de Sandía en La Cuchara de Carmela

La sandía en la alta cocina

 

En los restaurantes, pero también en casa, la sandía es un alimento que da mucho más jugo del que imaginábamos. Además de comerla directamente, cortadita a trozos, acompañada de otra fruta… hay que arriesgar porque esta fruta tiene un sabor delicioso al que sacar partido acompañada de sabores diferentes.

Si no habéis probado todavía la Sopa de Sandía que te ofrecemos en la nueva carta de La Cuchara con queso feta, pepino y menta, no sabéis lo que os estáis perdiendo.

Pero hay muchas más opciones. Está lista de Gurmé viene estupenda para los atrevidos: ¿gazpacho de sandía?, ¿brochetas de sandía, gambas y mejillones?, ¿pez espada con sandía, melón, frambuesa y espárragos? ¡Claro que sí!

A nosotros no nos quedan dudas, la sandía es la reina de las frutas durante el verano, además de sanísima y perfecta para una dieta equilibrada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *