La Cuchara de Carmela

Publicado por & archivado en Cocina andaluza, Cocina tradicional, La Cuchara de Carmela, Platos de La Cuchara de Carmela.

Un edificio emblemático

Si en estos últimos días de agosto estáis de visita en Granada, o si ya residís en la ciudad y para romper la rutina os apetece tapear, comer o cenar en un sitio emblemático, genuino, repleto de tradición e historia, os recomendamos descubrir (si no lo habéis hecho ya) uno de los establecimientos de los que más orgullosos estamos: La Cuchara de Carmela. 

La pregunta es obvia, ¿qué hace tan especial a La Cuchara de Carmela?. Nuestro restaurante se sitúa en el Paseo de los Basilios, a escasos minutos del centro de la ciudad, en la linde del río Genil y muy cerca del Colegio de los Escolapios, un emplazamiento con un gran legado histórico. Los primeros registros de los terrenos del colegio datan del siglo XVII, mientras que el origen del edificio que actualmente acoge nuestro restaurante se remonta a finales del siglo XIX, concretamente a 1892, fecha en la que su función era la de ser la sede de aduanas para todas las mercancías procedentes de la zona sur de Granada. Un dato no demasiado conocido, pero que forma parte de la historia de la ciudad.

Salón primera planta La Cuchara

 

Posteriormente, a mediados del siglo XX, el centro de aduanas se convirtió en un punto de referencia para los comensales granadinos: el conocidísimo Mesón Gregorio, fundado en 1955, todo un clásico de la gastronomía local.

Hoy, como ayer

Cuando abrimos este nuevo restaurante, quisimos conservar el espíritu que lo caracterizó, para poder ofreceros una experiencia única, en la que conquistaros no solo por el gusto, sino también por la vista. Aunque es mejor que vengáis a verlo in situ, os describimos qué podréis encontrar en La Cuchara de Carmela, para que os pique un poco el gusanillo… 

El edificio consta de dos plantas independientes: en la primera el gran protagonista es el salón, con capacidad para unos 50 comensales, pero sin olvidarnos del precioso mirador privado con vistas al Puente Blanco, que data del siglo XII. En la planta baja, además de la terraza exterior, fresca como ninguna otra dada la proximidad al río Genil, también disponemos de una zona equipada con mesas altas para todos los que disfrutáis de un tapeo informal y desenfadado. 

Decoración con sabor de antaño

 

En todos estos espacios hemos respetado al máximo los elementos arquitectónicos y decorativos, combinándolos con algunos detalles más modernos, para que además de degustar nuestros platos seáis los protagonistas de un viaje en el tiempo. Uno de los mayores encantos de la experiencia está en descubrir cada detalle: sus azulejos tradicionales, los altos techos de cada sala, los utensilios de cocina que cuelgan de las paredes, los cuadros con imágenes históricas o la genuina barra de taberna… En otra palabras, os esperan espacios enormemente acogedores, en el que os sentiréis como en vuestra propia casa. 

El valor de la tradición

Este rico legado hace que en La Cuchara de Carmela seamos plenamente conscientes de la importancia de la tradición, uno de los conceptos clave en nuestra filosofía gastronómica, que nos esforzamos en trasladar a nuestra carta. El objetivo principal no es otro que haceros disfrutar rescatando del pasado todos esos sabores de antaño. 

Tradición y sabor muy de la tierra

 

Es por ello que respetamos al máximo la tradición culinaria local, como demuestra que hayamos mantenido algunos platos para los fieles del antiguo Mesón Gregorio, como la famosa pavía de bacalao o la ensaladilla rusa, aunque siempre aportando ese toque especial tan de la casa. También recogemos los sabores propios, de nuestras tierras, ofreciendo productos con gran solera para el paladar local: jamón de Trevélez, lomo de orza, huevos rotos, croquetas de la casa, una completa variedad de carnes…

Los platos de cuchara son el mejor exponente de nuestra pasión por aunar sabor y tradición, por lo que no debéis dejar de probar nuestro cocido de la abuela, los callos con garbanzos, las tan granadinas sopa de maimones y la olla de San Antón o el exquisito puchero con yema. Elecciones imprescindibles plenas de autenticidad, ¡al rico cuchareo!.

Callos con garbanzos tostados

 

Y todo ello sin olvidarnos de ofreceros propuestas más actuales mediante opciones de picoteo variadas, reinvenciones de platos de pescado, creativas ensaladas o una carta de vinos completa y con alternativas para todo tipo de paladares. 

En definitiva, en La Cuchara de Carmela encontraréis una cocina con un toque casero muy marcado, cercana, con una máxima atención al detalle y sabores cuidados, que os hará vivir una experiencia imborrable en vuestra memoria. Tan imperecedera como el legado histórico sobre el que se asienta nuestro restaurante y que con tanto orgullo reflejamos en nuestra carta. 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *