Cómo hacer el gazpacho perfecto

Publicado por & archivado en Cocina andaluza.

Ahora que no hay duda de que el verano ha llegado por fin para quedarse, vamos a despejar tus dudas sobre cómo reconocer un buen gazpacho, uno de los reyes de la cocina andaluza. Si vienes a La Cuchara de Carmela te será muy fácil reconocer la buena materia prima que elegimos para servirte el gazpacho tanto en cuenco con manzana rallada como en copa. Pero ¿qué pasa si lo tomas en cualquier otro lado? ¿Cómo saber que el gazpacho que vas a tomar es de primera?

Pocos (seguramente, ninguno) se parecerá al gazpacho que hace tu madre y, sin embargo, hay una serie de requisitos que debe cumplir esta receta para ser casi el gazpacho perfecto. Aquí van las señales que te lo indicarán:

1- El color: ni muy rojo ni muy rosa. En el término medio está la virtud del gazpacho perfecto puesto que si bien elegir tomates maduros harán que tu gazpacho adquiera ese color vivo tan característico, no se trata de hacer sólo una sopa de tomate. El pan dulcificará el rojo.

2- La textura: fina y sin grumos, a medio camino entre una salsa y una sopa. Esta es la fase estrella del proceso de elaboración de un buen gazpacho: consiste en triturar bien todos los ingredientes (pan, tomate, aceite, vinagre y ajo, pimiento, pepino y cebolla) y agregar a posteriori el aceite. Es la diferencia con respecto al salmorejo, que consiste en una emulsión. No te pierdas este post donde te contábamos las diferencias principales entre el gazpacho y el salmorejo.

3- El sabor: llega el momento de tomar la primera cucharada y aquí no hay fórmulas que valgan. No sabemos si es la cantidad de ingredientes, el punto de sal, no pasarte con el vinagre, usar el mejor aceite de oliva del mercado… o simplemente consiste en el paladar de cada cual pero hay un equilibrio que sólo consigue un buen gazpacho y donde todo combina a la perfección (justo lo que consiguen nuestros chefs).

Además de esas tres claves que tienen que ver con los ingredientes que elijas y con usarlos en su medida justa, dicen que el secreto de un buen gazpacho está en el tiempo de ‘reposo’. Lo más apropiado sería dejar un tiempo de reposo para que primero maceren los ingredientes cortados por separado, y después el gazpacho una vez hecho como mínimo 4 horas antes de servir, aunque lo suyo sería un día completito.

Otros dos trucos: servirlo bastante frío para que cumpla su función como plato ‘refrescante’ y evitar a ser posible congelarlo.

Si tras mucho buscarlo no das con el gazpacho perfecto en Granada, ¡el consejo es que vengas a probar el nuestro!

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *