Publicado por & archivado en Cocina tradicional, Cuchareo Granada.

Cruzar la puerta de La Cuchara de Carmela, en el Paseo de San Basilio, es algo así como montarte en una máquina del tiempo. Quítale el riesgo de la física a este aparato y quédate con lo mejor, que es retroceder muchos muchos años y aterrizar en un sitio con historia en el que cada detalle, por más mínimo que sea, ha visto y oído cosas que nos sorprenderían.

Lo que ves es el antiguo Mesón Gregorio, un sitio tan histórico que no hay granadino que no lo haya pisado alguna vez en su vida. Y siendo La Cuchara un restaurante donde precisamente el cuchareo es el plato estrella cada uno de los días de la semana, tenía bastante sentido que nosotros decidiésemos irnos a aquel lugar de tantísima tradición.

Paredes cargadas de historia en La Cuchara

Hoy hace ya unos 10 meses desde que nos instalamos allí…

Si nunca has estado, te lo vamos a describir lo mejor que podamos pero ya sabes que no hay nada como el ‘ver para creer’ de toda la vida. Tendrás que entrar, mirar, sentarte y elegir uno de nuestros platos para que nos digas a la cara (aquí mismo o en nuestras redes) que éste no es un lugar con encanto.

Es una casita antigua de dos plantas, situada junto al río Genil y en pleno centro de Granada, que se fundó en 1955 en lo que mucho antes fue una aduana. Éste es un dato poco conocido, pero sí. El antiguo Mesón Gregorio y hoy restaurante La Cuchara de Carmela se asienta sobre suelo con mucho pasado y de hecho podrás ver in situ el aspecto que tenía allá por 1892.

Nosotros conservamos el aspecto del mesón, con algunos elementos que verás colgados en la pared y que te trasladarán a otros años. Les hemos sacado brillo a cestas, utensilios de cocina y fotos y cuadros de antaño para que sigan teniendo su lugar, pero los combinamos con otros detalles más modernos… Y te sorprenderá la mezcla.

Sabemos que lo vintage se lleva. Pero aquí no es que hayamos envejecido nada para que lo parezca, no. Es que efectivamente lo es. Los azulejos, la barra, los techos impresionantes. Lo que conseguimos es que puedas sentirte como en el salón de una casa en la que de un momento a otro puede aparecer una abuela con su mejor plato de garbanzos. Y si ya eras un adepto al Mesón Gregorio te encantará descubrir que hemos conservado algunos por los que se ganó la fama, como la pavía de bacalao o la ensaladilla rusa, con nuestro toque especial.

No tardes, que se nos enfría…

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *